Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

Lección 9: 
Siguiendo al Maestro: El discipulado en acción 



Para el 1 de marzo de 2008 



Lee: Mateo 8:14, 15; 10:34-37; 28:18-20; Lucas 5:17-26. 

Descubre: ¿Qué significa servir a Dios? ¿En qué consiste el discipulado en acción? En cuanto al servicio a 
Dios, ¿Cuántos hermanos de la iglesia están involucrados? ¿Cuántos son realmente discípulos? ¿Por qué 
razones se buscan motivos para no hacer la obra? 

Memoriza y considera: "Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por 
causa de mí y del evangelio, la salvará. Porque ¿de qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere 
su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma?" (Mar. 8:35-37). 

Pensamiento clave: ¿Cuál debería ser nuestra motivación para servir como discípulos? ¿Qué clase de posición 
podemos esperar? ¿Qué promesas tenemos al asumir la obra del discipulado? 

Ser discípulo de Jesús es una condición única y honrosa. A pesar de eso, no siempre es fácil hacerlo. Las acciones 
hablan con más fuerza que las palabras, y eso es exactamente el meollo del discipulado. 

"Todos los que se han consagrado a Dios serán conductos de luz. Dios los hace agentes suyos para comunicar a 
otros las riquezas de su gracia... Nuestra influencia sobre los demás no depende tanto de lo que decimos, como de 
lo que somos. Los hombres pueden combatir y desafiar nuestra lógica, pueden resistir nuestras súplicas; pero una 
vida de amor desinteresado es un argumento que no pueden contradecir. Una vida consecuente, caracterizada por 
la mansedumbre de Cristo, es un poder en el mundo" (DTG1 15). 

• ¿Cuál es el mensaje central de esta lección? 

• ¿Cómo aplicarías este mensaje en tu vida? 

PROPÓSITOS DE LA LECCIÓN DE ESTA SEMANA 

• Saber identificar cómo los amigos del paralítico demostraron la fe en acción. 

• Sentir la necesidad de ayudar a eliminar obstáculos que impiden a otros llegar a Jesús. 

• Hacer intercesión por aquellos cuyos pecados los han paralizado con dudas o temor. 

I. SERVICIO Y DISCIPULADO 

• ¿Qué hizo Cristo por ti? ¿De qué te ha salvado? ¿Cuál fue tu respuesta? 

• ¿De qué modo toda la vida cristiana debería ser una respuesta por lo que Jesús hizo por nosotros? 

1. Lee Mateo 8:14,15; Marcos 1:29-31; Lucas 4:38,39, y contesta, ¿Cuál debería ser nuestra motivación 
para servir como discípulos? 

"Vino Jesús a casa de Pedro, y vio a la suegra de éste postrada en cama, con fiebre. Y tocó su mano, y la 
fiebre la dejó; y ella se levantó, y les servía" (Mat. 8:14,15). 

"Al salir de la sinagoga, vinieron a casa de Simón y Andrés, con Jacobo y Juan. Y la suegra de Simón estaba 
acostada con fiebre; y en seguida le hablaron de ella. Entonces él se acercó, y la tomó de la mano y la 
levantó; e inmediatamente le dejó la fiebre, y ella les servía" (Mar. 1:29-31). 

• Durante su ministerio en Galilea, Jesús posó en la casa de Simón Pedro repetidas veces (DTG 224, 232). 

• Su orden a los doce de que quedaran en una casa durante su permanencia en una ciudad (Mar. 6: 10), sin 
duda correspondía con su propia práctica. Pedro es el único de los doce de quien específicamente se 
menciona que estaba casado, aunque en vista de que la mayoría de los judíos se casaban, se cree que, si no 
todos, la mayoría de los otros discípulos también tenían esposas. 

• Este es el primer milagro registrado por los tres autores sinópticos. El relato de Marcos provee varios 
detalles que faltan en los otros. 



Lucas, como médico, diagnosticó esta aflicción como "una gran fiebre" (Luc. 4: 38). Debido a los pantanos que 
había no lejos de Capernaúm cuyo clima era subtropical, se supone que podría haberse tratado de un caso de 
malaria o paludismo. 

Los discípulos demostraron su confianza en Jesús al recurrir inmediatamente a él en un momento de angustia 
física. 

Este acto fue un toque personal de amable simpatía empleado comúnmente por Jesús (Mat. 9: 25; Mar. 5: 41; 8: 
23; 9: 27). La mujer sanó ante el contacto con el poder divino, mediante la fe. El alma que está enferma de pecado 
también necesita sentir el toque de una mano que exprese cálida simpatía. 

Lucas registra que la suegra de Pedro se levantó "al instante" (Luc. 4: 39). Los tres relatos (de Mateo, Marcos y 
Lucas) se ve que ella pudo seguir con las actividades de su hogar antes de la puesta del sol. Una fiebre prolongada 
generalmente debilita a la víctima, y se necesita un lapso antes de que las fuerzas vitales del cuerpo recobren su 
vigor normal; pero la curación de esta mujer evidentemente fue instantánea. 

• "Mientras que la congregación que se hallaba en la sinagoga permanecía muda de asombro, Jesús se retiró 
a la casa de Pedro para descansar un poco. Pero allí también había caído una sombra. La suegra de Pedro 
estaba enferma de una "grande fiebre." Jesús reprendió la dolencia, y la enferma se levantó y atendió las 
necesidades del Maestro y sus discípulos" (DTG 224). 

• Se necesitan mujeres para trabajar, mujeres que no estén engreídas, sino que sean mansas y humildes de 
corazón, y que trabajen con la mansedumbre de Cristo donde pueden hallar algo que hacer por la salvación 
de las almas (SC 37). 

• "Vayan los jóvenes, las señoritas y los niños al trabajo en el nombre de Jesús. Únanse en algún plan de 
acción. ¿No podéis formar un grupo de obreros, y dedicar un tiempo para orar juntos y pedir al Señor que 
os dé de su gracia, y realizar una acción unificada?" (SC44) 

2. ¿Qué hizo la suegra de Pedro inmediatamente de que fue sanada? ¿Cuál es la lección para el discipulado 
de hoy? 

"Cristo realizó un milagro de sanamiento sobre la suegra de Simón Pedro, quien estaba sufriendo con una alta 
fiebre. Cuando ésta desapareció, se levantó de su cama agradecida al Señor por sus misericordias, e 
inmediatamente preparó alimentos para Cristo y sus discípulos quienes estaban cansados y hambrientos. De esa 
forma sirvió a quien le había dado un valioso servicio. La misma reacción se producía en todos los que eran 
sanados de diversas enfermedades y dolencias que eran llevados a Cristo por sus familiares o amigos. El Señor 
tenía piedad de ellos; colocaba sus manos sobre los dolientes y éstos eran sanados. Lo mismo ocurría con los 
poseídos por los demonios, los que eran liberados por su divino poder. Cuando los agentes diabólicos eran 
expulsados, declaraban a gran voz: "Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios". Mientras su propio pueblo lo desconocía y 
rechazaba, los demonios reconocían su autoridad. Todos los que eran restaurados volvían a sus hogares y 
compartían con sus cansados familiares y amigos que cuidaban de ellos la gran obra que había sido hecha por el 
poder de Jesús" (Notas de E. G. W. Para las Lecciones de la Escuela Sabática, Enero-Marzo de 2008, p. 75) 

3. Del relato del sanamiento de la suegra de Pedro, ¿Realmente es discipulado o sencillamente hospitalidad? 

Después del sanamiento de la suegra de Pedro, ella no se escabulló del servicio. Al recuperarse, encontró una casa 
llena de invitados cansados y hambrientos que habían estado preocupados por ella. Aunque ella podría haberse 
quejado de agotamiento o de fatiga por su enfermedad, no lo hizo. Más bien, de inmediato comenzó a servirlos. La 
palabra griega usada aquí está relacionada con una que significa "siervo", "ministro" o "diácono". Inspirada por 
Jesús, ella comenzó su servicio enseguida después de su recuperación. 

II. JESÚS Y EL PARALÍTICO 

• ¿De qué manera como profesos discípulos de Cristo, hemos permitido algunas cosas que se 
interpongan en el camino del Señor, por las cuales no vemos el poder de Dios que quiere obrar en 
nuestras vidas, o aun en las vidas de otros? 

• ¿Cuáles son algunas de las cosas que guardamos en nuestros corazones que pueden enceguecernos 
para no ver el poder de Dios? Pero, todavía más importante, ¿cómo podemos eliminarlas? 

1. Lee Lucas 5:17-26 y contesta. De esta historia, ¿Qué lecciones importantes podemos aprender acerca del 
discipulado en acción? 

"Aconteció un día, que él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales 
habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con él para 
sanar. Y sucedió que unos hombres que traían en un lecho a un hombre que estaba paralítico, procuraban 



llevarle adentro y ponerle delante de él. Pero no hallando cómo hacerlo a causa de la multitud, subieron 
encima de la casa, y por el tejado le bajaron con el lecho, poniéndole en medio, delante de Jesús. Al ver él la 
fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados. Entonces los escribas y los fariseos comenzaron 
a cavilar, diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios? 
Jesús entonces, conociendo los pensamientos de ellos, respondiendo les dijo: ¿Qué caviláis en vuestros 
corazones? ¿Qué es más fácil, decir: Tus pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda? Pues para 
que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti 
te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Al instante, levantándose en presencia de ellos, y tomando 
el lecho en que estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios. Y todos, sobrecogidos de asombro, 
glorificaban a Dios; y llenos de temor, decían: Hoy hemos visto maravillas" (Luc. 5:17-26). 

2. ¿De qué manera podemos ver en este episodio el discipulado en acción? 

a) Los que trajeron al paralítico a Jesús, hicieron un trabajo arduo e intenso. "Una y otra vez los que 
llevaban al paralítico procuraron abrirse paso por entre la muchedumbre, pero en vano. El enfermo 
miraba en tomo suyo con angustia indecible. ¿Cómo podía abandonar toda esperanza, cuando el tan 
anhelado auxilio estaba ya tan cerca? Por indicación suya, sus amigos lo subieron al tejado de la casa, y 
haciendo un boquete en él, le bajaron hasta los pies de Jesús" (MC 50). 

b) Al ver Jesús la fe de ellos, es decir, los cuatro que llevaban la camilla y del paralítico. El hecho de que 
abrieran un hueco en el techo habla elocuentemente de su urgente sentido de necesidad y de su fe de que 
sólo Jesús podía satisfacerla. Ese sentimiento de necesidad y una fe tal son esenciales antes de que el 
poder sanador de Jesús pueda aplicarse ya sea al cuerpo o al alma. 

c) Las obras de ellos realmente revelaron su fe. Actuaron como discípulos, en el sentido de traer a Jesús a 
un necesitado. 

d) Después de que el paralítico fue sanado, él se fue glorificando a Dios. Sin duda, su cuerpo y sus palabras 
fueron una herramienta poderosa para testificar y para el discipulado. 

3. ¿Por qué los dirigentes judíos se enojaron? ¿Qué lecciones podemos aprender de los dirigentes judíos 
para no repetir los mismos errores? ¿Cuál es el mensaje de advertencia para nosotros? 

"Aconteció un día, que él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales 
habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con él para 
sanar" (Luc. 5:17). 

• Aquí estaban, dirigentes, maestros de la ley, que venían de todas partes, aparentemente para escuchar a 
Jesús. El texto dice que, en ese momento, "el poder de Dios estaba con él para sanar". En otras palabras, 
Jesús estaba allí; el poder de Dios estaba allí; la ayuda, el sanamiento y la salvación estaban allí. El único 
problema era que el yo, el pecado y el orgullo también estaban en su camino. Qué advertencia fuerte para 
todos nosotros. 

• Mientras esto ocurría, los dirigentes ardían de enojo por lo que ellos consideraban que eran blasfemias de 
Jesús. Permitieron que su religión, su fe y sus enseñanzas se pusieran en el camino para impedirles una 
experiencia viva con Jesús. 

"Se me ha mostrado que la mayor razón por la cual los hijos de Dios se encuentran ahora en este estado de ceguera 
espiritual, es que no quieren recibir la corrección. Muchos han despreciado los reproches y amonestaciones que se 
les dirigieron. El Testigo Fiel condena la tibieza de los hijos de Dios, que confiere a Satanás gran poder sobre ellos 
en este tiempo de espera y vigilancia. Los egoístas, los orgullosos y los amantes del pecado se ven siempre 
asaltados por dudas. Los que desean dudar tendrán bastante oportunidad de hacerlo. Dios no se propone suprimir 
todo motivo de incredulidad. Él da evidencias que deben ser investigadas cuidadosamente con mente humilde y 
espíritu dispuesto a recibir enseñanza; y todos deben decidir por el peso de las evidencias (Joyas de los 
testimonios, t. 1, pp. 329,330) 

III. "FUEGO VINE A ECHAR EN LA TIERRA" 

• ¿Podrías contar tu experiencia cristiana a partir de tu conversión para discipular a otros? ¿Cómo 
reaccionaron tus familiares? ¿Cuan difícil ha sido para usted? ¿De qué manera has podido 
superarlo? 

1. Lee Mat. 10:34-37; Luc. 12:49-53, y responde. ¿Cuánto te ha costado seguir a Jesús? ¿Cómo son tus 
relaciones con otros? Realmente, ¿Se justifican esas divisiones a causa de su fe? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué? o ¿son 
otros los motivos? 

"No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he 
venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su 
suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a padre o madre más que a mí, no es 
digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí" (Mat. 10:34-37). 

3 



Generalmente, el cristianismo es considerado en términos pacíficos. En ocasión del nacimiento de Jesús, los 
ángeles cantaron: "¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! (Luc. 
2:14). Pero, aún más importante es que el cristianismo aboga por el amor, no el odio, aun para nuestros enemigos. 
Jesús dijo: "Bienaventurados los pacificadores" (Mat. 5:9). 

2. ¿A qué refiere el Señor Jesús, cuando expresa: "No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he 
venido para traer paz, sino espada"? ¿Qué lecciones podemos extraer para el discipulado? ¿Cuál es la 
enseñanza para cada uno de nosotros como discípulos? 

En estos textos, Jesús intenta disipar la opinión errada que, evidentemente, tenían algunos discípulos de que el 
mensaje que habían de predicar produciría armonía como único resultado. No debían sorprenderse si, en el 
transcurso de su trabajo de casa en casa, surgían diferencias como resultado de su ministerio. 

• Por supuesto, Cristo es el Príncipe de paz. El es quien ha traído la paz del cielo a la tierra y la ha impartido 
a los hombres (Juan 14: 27). Sin embargo, cuando una persona hace la paz con Dios (Rom. 5: 1), con 
frecuencia el mundo la considera enemiga (1 Juan 3: 12-13). 

• Cristo vino a poner a los pecadores en paz con Dios, pero al hacerlo inevitablemente causó la discordia 
entre ellos y los que se negaron a recibir la oferta de paz (Mat. 10: 22). 

• El cristiano nunca debería buscar la paz que se logra mediante componendas con el mal, ni debería 
conformarse con esa paz. 

• Para el verdadero cristiano, no se trata de un asunto de paz a cualquier costo. 

Cuando una persona acepta a Cristo, muchas veces sus amigos más íntimos se convierten en sus enemigos más 
acérrimos e implacables. Esto no sólo ocurre en tierras paganas, sino también en países cristianos y entre 
cristianos nominales que practican las formas de religión pero saben poco o nada acerca del poder que la religión 
tiene para transformar la vida (2 Tim. 3: 5). 

• Jesús sancionó lo que ordena el quinto mandamiento y reprochó cualquier intento de escapar a las 
obligaciones legítimas de los hijos para con sus padres (Mat. 5: 17-19; Mar. 7: 9-13). 

• Sin embargo, el amor a los padres nunca debe impedir la obediencia a Dios en todo, si hay un conflicto 
entre ambos. 

• El amor a Dios y su servicio deben ser la regla suprema de la vida, "el primero y grande mandamiento" 
(Mat. 22: 36-37); pero la segunda tabla del Decálogo, donde está el quinto mandamiento, es "semejante" a 
la primera en naturaleza e importancia (Mat. 22: 39). 

• De todas las persecuciones, la más difícil de soportar es la divergencia entre los miembros de la familia, el 
alejamiento afectivo de los seres terrenales más queridos. Pero Jesús declara: "El que ama padre o madre 
más que a mí, no es digno de mí; y el que ama hijo o hija más que a mí, no es digno de mí". 

3. ¿Qué significa tomar la cruz de Cristo? 

"Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la perderá; y el que 
pierde su vida por causa de mí, la hallará" (Mat. 10:38,39) 

Ninguna obligación humana es pretexto válido para dejar de tomar la cruz de la lealtad, la obediencia y el servicio 
a Cristo. 

Entre los romanos, la muerte por crucifixión estaba reservada para los esclavos y para los culpables de los más 
horrendos crímenes. Por lo tanto, podría decirse que los que eran sentenciados a morir así eran detestados, odiados 
y execrados por la sociedad. El que era condenado a morir crucificado generalmente llevaba su cruz hasta el lugar 
de la ejecución. 

• El tomar la cruz de Cristo y seguirle significa sufrir sin queja ni pesar la desaprobación de amigos y 
parientes, y soportar con paciencia y humildad el reproche de los hombres. 

• Significa sobrellevar la "espada" de la persecución (Mat 10:34-37) empuñada por aquellos de quienes se 
podría haber esperado paz. 

• Cristo reiteró este principio en diversas ocasiones (Mat. 16: 24; Mar. 8: 34; Luc. 9: 23; 14: 27). 

• Aquel que es llamado a llevar su cruz a fin de seguir a Cristo, tiene el supremo privilegio de compartir 
con él sus sufrimientos. Nadie puede tener mayor honor (DTG 195-197). 

IV. EL VALOR DE NUESTRAS ALMAS 

• ¿Qué clase de vida deberían estar viviendo los discípulos en acción? 

• ¿Qué significa perder la vida por causa del evangelio? 

• ¿Cuánto vale vuestra alma? 

• ¿Qué nos podría costar aquí, en esta vida, el estar involucrados activamente en el discipulado? 



• ¿Qué cambios necesitas hacer para ser verdaderamente un discípulo de Cristo? 

1. ¿En qué consiste el discipulado cristiano? 

"Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niegúese a sí mismo, 
y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida 
por causa de mí y del evangelio, la salvará. Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y 
perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? (Mar. 8:34-37). 

El discipulado es un compromiso de caminar con Dios. 

El discipulado es disfrutar una relación creciente y constante, con Dios, no es solamente importante, es 

decisivo. 

Al disfrutar del amor incondicional y del apoyo de Cristo es la única forma en podemos convertirnos en 

sus discípulos. 

El discipulado cristiano no es sencillamente realizar actos bondadosos que se puedan considerar como 

"cristianos"; significa tener a Cristo en tu corazón. 

El Señor debe ser el qué, el eje de nuestra existencia. Debemos hacer nuestros planes contando con Jesús, 

en vez de tratarlo de ubicarlo en ellos, nuestras vidas adquieren un mayor significado mucho más 

satisfactorio. Jesús dijo: "Si alguien quiere hacer mi discípulo les dijo que se niegue así mismo, lleve 

su cruz y me siga. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por 
causa de mí y del evangelio, la salvará" 

• Ser un discípulo cristiano no significa únicamente pararse frente a miles de personas a fin de predicarles 
poderosos sermones. Ese es un don que algunas personas tienen. No todos tienen ese don de predicarles a 
muchos. Ser un discípulo implica llevar a Cristo en el corazón y seguirlo dondequiera que él guíe. 

V. "POR TANTO, ID, Y HACED DISCÍPULOS" 

• ¿Cuál es la gran comisión del discipulado en acción? 

1. ¿Qué dijo Jesús al comienzo de texto? ¿Cuál es el mensaje central de Mateo 28:18-20? 

2. Lee Luc. 1:32; Hech. 10:36; Efe. 1:20; Heb. 1:13 y responde, ¿Por qué Jesús se refirió a él mismo como la 
autoridad? ¿Por qué son tan importantes estas palabras para todos los que están participando en la obra de 
hacer discípulos? 

"Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y 
haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu 
Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos 
los días, hasta el fin del mundo. Amén" (Mat. 28:18-20). 

• Ir, hacer, bautizar, enseñar. 

• Los discípulos deberían hacer más discípulos. 

La palabra griega exousía "autoridad" (Mat. 10: l;Mar. 2: 10). Los doce recibieron autoridad tanto para 
realizar milagros, como se dice aquí, como para predicar el Evangelio del reino (Mat. 10: 7). Al parecer, antes de 
este momento los discípulos sólo habían ayudado a Jesús y no habían realizado milagros ni habían enseñado 
públicamente (DTG 315). 

• En el transcurso de su ministerio terrenal, Jesús había ejercido autoridad (exousía; Mat. 7: 29; 21: 23). Sin 
embargo, había limitado voluntariamente esa autoridad. 

• Ahora Jesús poseía una vez más toda la autoridad que había tenido antes de venir a esta tierra para 
revestirse de las limitaciones de la humanidad (Fil. 2: 6-8). 

• El sacrificio en favor del hombre se había completado. Jesús ya había comenzado su obra de mediación en 
el santuario celestial. 

• Los versos 19 y 20 son la carta magna de la iglesia cristiana. En la orden, "id", Cristo incluyó a todos los 
creyentes hasta el mismo fin del mundo (DTG 761). Como discípulos, los once habían aprendido en la 
escuela de Cristo; ahora como apóstoles, fueron enviados a enseñar a otros (Mar. 3: 14). 

• Tenemos la responsabilidad de compartir nuestra fe (Mat. 5: 13-16; Luc. 24: 48). 

• Las palabras "por tanto" relacionan el mandato de ir y hacer discípulos con la "potestad" del verso 18. 

• Debían hacer discípulos entre judíos y gentiles, en todas las naciones (Rom.l: 16; 2: 10). 

• La gran promesa de que el Evangelio del reino será predicado en todo el mundo "para testimonio a todas las 
naciones" (Mat. 24: 14). 

Esta comisión puede ser considerada como la razón básica del trabajo misionero de la iglesia. El cristianismo fue 
la primera religión que asumió un carácter verdaderamente internacional. En buena medida, las religiones paganas 

5 



carecían de celo misionero y de actividad. Eran básicamente de carácter nacional, y no se proponían convertir a 
gente de otras nacionalidades. 

• La comisión evangélica elimina las fronteras nacionales, y los habitantes de todas las naciones se 
convierten en miembros de una gran hermandad en la cual "no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; 
no hay varón ni mujer; porque todos" somos "uno en Cristo Jesús" (Gal. 3: 28; Col. 3:1 1). 

• El cristianismo destruye todas las barreras de raza, de nacionalidad, de sociedad, de nivel económico y de 
costumbres sociales. 

La aceptación del Evangelio de Jesucristo implica acción de la mente. Sólo el que sabe bien lo que cree puede ser 
cristiano en el sentido más cabal. 

• Quienes conciben que la conversión y la salvación sólo atañen al sencillo asentimiento de fe en Jesucristo 
como Salvador - por más importante que pueda ser ese aspecto de la vida cristiana- omiten una parte 
importantísima de la comisión evangélica. 

• Es tan importante enseñar a las personas que observen lo que Cristo ha mandado, como lo es bautizar. 

• En verdad, el tener fe en Cristo exige un crecimiento constante en "el conocimiento de nuestro Señor y 
Salvador Jesucristo" (2 Ped. 3:18). 

• Si no se ejercitan las facultades mentales para comprender la voluntad revelada de Dios, no puede haber 
verdadero cristianismo, ni verdadero crecimiento. 

• Por ello, la instrucción es de vital importancia, tanto antes como después del bautismo. 

• Si no hay una instrucción adecuada en las grandes verdades fundamentales del Evangelio, no puede haber 
verdadera vida religiosa. Sin embargo, es el maravilloso amor de Cristo el que subyuga los corazones. 

• Si no existe un genuino amor por Cristo, las doctrinas y las formas de la religión pierden su significado y 
valor. 



REFLEXIONES Y APLICACIONES PARA LA VIDA 

Mí querido(a) amigo(a), hermano(a): ¿Qué implica ser un discípulo en acción? ¿Qué significa ser discípulo? , 
¿Cuál es el estilo de vida de un discípulo en acción? ¿Has experimentado el llamado de Cristo? Para ser discípulo 
se requiere de aprender del maestro, tener una relación intima con el Señor Jesús, a través de la oración, del estudio 
de la palabra de Dios y una cosa muy importante, cuando el Señor nos transforma, nos restaura; no podemos 
permanecer inactivos, ni callados; tenemos que contarles a las personas cuan grandes cosas ha hecho Jesús en 
nuestras vidas, un discipulado en acción es hacer uso de los dones espirituales para difundir las buenas nuevas de 
salvación a otras personas. Es vivir y testificar para Cristo. Hoy, si aceptamos el llamado para ser un discípulo en 
acción, podemos utilizar todo lo que contamos en la mano. A Moisés, el Señor le dijo: "¿Qué tienes en la mano?". 
Yo te pregunto en esta hora: ¿que tienes en tu mano? ¿Tienes una Biblia? Utilízalo para enseñarles a otros del plan 
de salvación. ¿Tienes algún material impreso o de audio que hable de las buenas nuevas? ¿Por qué no lo 
compartes? En una tarde después de regresar del trabajo, invita a otro hermano para visitar una familia, puede ser 
un familiar, un amigo u otra persona que se encuentre cerca del vecindario y estudiar con ellos. ¿Tienes dinero? 
¿Tienes un auto? ¿Tienes una computadora? ¿Internet? ¿Teléfono? ¿Radiodifusora? ¿Tienes el don del canto o de 
la oratoria? Ahora, esperemos unos momentos para reflexionar y meditar, luego apliquemos esto en nuestra vida. 
¿Qué esperas mi querido hermano, hermana, joven, niño para usar lo tienes en tu mano para la predicación del 
evangelio? ¿Has presentado a Cristo como el salvador de la humanidad? ¿Cuántos has llevado a los pies de Cristo 
con tu testimonio? ¿Cuáles son las evidencias de que eres un verdadero discípulo? ¿Hemos cumplido nuestro papel 
como embajadores y reparadores de portillos? ¿Si? ¿No? ¿Por qué? 

En nuestros días, la mayoría que se dicen cristianos se ha olvidado de la ley de Dios. Afirman que la ley y el 
sábado fue época del pasado. ¿Pero, que puede ocurrir un pueblo o una nación sin leyes? Si bien es cierto que la 
ley no salva sin Cristo, también es cierto nadie se salvará sin guardar la ley de Dios. Pablo dijo: "¿No sabéis que 
los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los 
afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni 
los estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido 
santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios" (1 Cor. 
6:9-11). Jesús fue claro al afirmar: "Si me amáis guardad mis mandamientos". Cuando realmente Cristo mora en 
nuestro corazón, haremos cosas que él le agrade. A la mujer adúltera, le dijo: "vete y no peques mas". 

"El sábado es un broche de oro que une a Dios y su pueblo. Pero el mandamiento del sábado ha sido violado. El 
día santo de Dios ha sido profanado. El sábado ha sido sacado de su lugar por el hombre de pecado, y se ha 
ensalzado en su lugar un día de trabajo común. Se ha hecho una brecha en la ley, y esta brecha ha de ser reparada. 
El sábado debe ser ensalzado a la posición que merece como día de reposo de Dios. En el capítulo 58 de Isaías, se 
bosqueja la obra que el pueblo de Dios ha de hacer. Debe ensalzar la ley y hacerla honorable, edificar en los 
antiguos desiertos y levantar los fundamentos de muchas generaciones" (Joyas de los Testimonios tomo 3, p.18). 



A los que hagan esta obra, Dios dice: "Serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar. 
Si retrajeres del sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y al sábado llamares delicias, santo, glorioso 
de Jehová; y lo venerares, no haciendo tus caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus palabras: entonces te 
deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre: 
porque la boca de Jehová lo ha hablado." (Isa. 58: 12-14.) Se deben restaurar los antiguos caminos por los cuales 
una vez anduvo el pueblo de Dios (Jer. 6:16). Deben honrarse y seguirse los principios correctos en todas las 
relaciones de la vida. En todo el mundo se está realizando la obra de restauración. 

El sábado está siendo restaurado a su debido lugar en la ley de Dios y en la vida de los hombres. Otra vez se está 
enseñando a hombres y mujeres a andar en los caminos del Señor. Se los está invitando a entrar en la ciudad de 
Dios y a ocupar su lugar en el templo viviente que se está construyendo (1 Cor. 3:9-1 1, 16; Efe. 2:20-22; 2 Tim. 2: 
19; 1 Ped. 2:4-9). 

• ¿Tienes algún talento? ¿Cantas? 

• ¿Tienes facilidad de palabras? 

• ¿Vuestros recursos sois dedicados para el servicio de Dios 

Reflexiona conmigo el siguiente texto: "La obra que hicieron los discípulos, tenemos que hacerla nosotros 
también. Todo cristiano debe ser un misionero. Con simpatía y compasión tenemos que desempeñar nuestro 
ministerio en bien de los que necesitan ayuda, y procurar con todo desprendimiento aliviar las miserias de la 
humanidad doliente. En la comisión dada a los primeros discípulos, se hallan incluidos los creyentes de todas las 
edades. Todo el que aceptó el Evangelio, recibió una verdad sagrada para impartirla el mundo. El pueblo fiel de 
Dios estuvo siempre constituido por misioneros activos, que consagraban sus recursos al honor de su nombre y 
usaban sabiamente sus talentos en su servicio. Los discípulos habían de trabajar fervorosamente por las almas, 
dando a todos la invitación de misericordia. No debían esperar que la gente viniera a ellos; sino que debían ir ellos 
a la gente con su mensaje. Los mensajeros de Dios han recibido la orden de emprender la misma obra que Cristo 
realizó cuando estaba en la tierra. Deben entregarse a todos los ramos de actividad a los que él se consagró. Con 
fervor y sinceridad, deben hablar a los hombres de las riquezas inagotables y del tesoro imperecedero de los 
cielos" (SC 29; 30). 

Ore conmigo, por favor. . . "Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a 
todo aquel que cree. . . " (Rom. 1:16)... Feliz sábado 

RESUMEN: Jesús nos llama a llevar a su presencia a aquellos que están demasiado paralizados por pecados 
pasados para acercarse con fe a él, y procurar el perdón por sí mismos. 

Delfino Jarquín López, 

Bibliografía: Melbourne Bertram, El discipulado cristiano, Guía de estudio de la Biblia. Edición para maestros, Enero-Marzo de 

2008 Notas de E.G. White para las Lecciones de la Escuela Sabática, Enero- Marzo de 2008 G. White Ellen: El Deseado de todas las 

gentes, Servicio Cristiano Eficaz Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día: Comentario Bíblico adventista del Séptimo 

Día, Tomo V- Diccionario Bíblico Adventista del Séptimo día, - Creencias de los Adventistas del Séptimo Día, 1988 & 2006, _D. Thomas 

Jerry, Las 28 Creencias fundamentales para mí, APIA, 2007, _ Martín Carlos, Como trastornar al mundo, ACES, 2000 De la Cruz 

Misael, Discipulado en los pasos de Jesús, Segundo Diplomado teológico, Universidad de Linda Vista, 2007 Burrill Russell, 

Reavivamiento del discipulado, APIA. 2007 Ariyaratnam Indrani, Escasa Malou, Abdool Karen, Acevedo Wanda, K Julene, et al, Jesús: 

un don único. Guía de es estudio de la Biblia para jóvenes, El universitario. Enero- Marzo de 2008.